«You can’t manage what you don’t measure!»

26. Februar 2021 — Pesos, Gestión de terneros#Peso corporal #Gestión #Básculas para animales #Crecimiento #WeightControl #Aumentos
¡El éxito en la crianza de terneros es alcanzar los objetivos de crianza! Estos objetivos deben poder medirse. Los datos también juegan un papel importante en la crianza de terneros moderna. Este artículo trata sobre la medición y evaluación de los datos en el establo de terneros para un manejo óptimo.

«¡Lo que no mides, no lo puedes controlar!»

Esta sabia cita del gurú de la gestión Peter Drucker se aplica a todas las áreas de los negocios y la agricultura. Por desgracia, aún hoy día se siguen tomando muchas decisiones de forma espontánea.

Esto también se aplica en la crianza de terneros: muchos granjeros aceptan y a menudo aspiran a un aumento diario de 800 – 1000 g. Ahora ya se sabe que los terneros que crecen más rápido con una crianza intensiva, posteriormente también producen más leche. Este efecto es denominado programación metabólica. [1]

Sin embargo, sin un pesaje regular de los terneros, no se puede determinar su crecimiento exacto. Menos del 12 % de las explotaciones pesan a sus terneros en la fase de la lactancia. Y menos del 9 % de las explotaciones pesan a sus terneros como mínimo dos veces [2]. Esto significa que el 91 % de las explotaciones no determina los aumentos diarios de sus terneros y, por tanto, no tienen ninguna información sobre el rendimiento individual de sus terneros. ¿Cómo quieren estas explotaciones tomar decisiones importantes sobre las estrategias de alimentación o la selección de los animales?

En este artículo podrá informarse sobre los diversos métodos de registro de peso y su utilidad para una crianza de terneros exitosa.

Básicamente hay tres modos de determinar el peso de los terneros:

  1. Cinta métrica
  2. Básculas para animales mecánicas o electrónicas
  3. Básculas integradas en amamantadoras automáticas

[1] Véase también: “Metabolic feeding of calves on automatic feeders” Int. Dairy Topics 15.6. (2016)

[2] Investigaciones propias a partir de encuesta internacional con 424 explotaciones (2016)

Cintas de medición para terneros y tarjetas de establo

La obtención más fácil y económica del peso de los animales se puede llevar a cabo con cintas de medición que miden el contorno del pecho. En la escala de la cinta de medición se puede leer el peso y este puede apuntarse en las tarjetas de establo. Debe tenerse en cuenta que el peso es, de hecho, solo una estimación. No obstante, si los terneros se siguen midiendo con la cinta de medición reiteradamente, los aumentos calculados a partir de ellas son significativos.

Lo importante es medirlos varias veces durante la fase de la lactancia (al nacer, en las semanas 4, 8 y 12 de vida). Solo así se podrá obtener una imagen completa del desarrollo del ternero. Luego se apuntan los pesos en las tarjetas de establo y se comparan con los objetivos marcados.

Básculas para animales mecánicas o electrónicas

Puede obtenerse el peso con más precisión mediante el uso de básculas para animales. Aquí también deben pesarse los terneros varias veces durante su crianza. Los valores también deben apuntarse en una tarjeta de establo y compararse.

Las nuevas básculas electrónicas para animales pueden equiparse con antenas RFID, registran los pesos y luego los guardan automáticamente al ternero correspondiente. Los datos pueden exportarse a menudo en una lista Excel y luego procesarse desde allí.

Resulta más cómodo y práctico transmitir los datos automáticamente al software de gestión. Entonces el trabajo del pesaje en sí resulta mucho más sencillo para el empleado. En el mercado hay sistemas que ya permiten introducir otra información durante el pesaje. Durante la obtención del peso del ternero al nacer, se puede introducir directamente en la terminal de la báscula para animales otra información sobre el desarrollo del ternero, el consumo de calostro, etc. Así se guardará información importante, que posteriormente puede complementarse en el software con otra información de las amamantadoras automáticas o los Taxis de Leche y analizarse holísticamente.

Báscula animal WeightControl

WeightControl son básculas electrónicas para terneros que no solo determinan el peso de los animales, sino que también registran otros datos importantes. Las básculas para ganado de Holm & Laue están disponibles como básculas de plataforma y como básculas móviles para animales. Además, un lector RFID detecta automáticamente los crotales de los terneros y usted puede introducir más información en el terminal de control.

Básculas integradas en amamantadoras automáticas

A través de las básculas para animales integradas directamente en la estación de alimentación de las amamantadoras automáticas se puede obtener información más exhaustiva sobre el peso. En cada visita se obtiene el peso de los terneros y se genera una infinidad de datos que ofrece información diaria sobre el desarrollo de los terneros.
Los terneros que cogen una enfermedad diarreica, pierden peso de inmediato, a pesar de que beben bien. Estos terneros pueden identificarse más rápidamente en la lista de alarmas debido a su peso que en la lista de consumo de leche. A menudo las diarreas graves pueden evitarse con un tratamiento precoz y se puede reducir el uso de medicamentos.

El segundo motivo de importancia para equipar una amamantadora automática con una báscula es la posibilidad de destetar los terneros en función de la evolución individual de su peso. Con este método, los terneros que consuman forraje concentrado y forraje basto en una fase temprana podrán destetarse más rápidamente. Esto permite ahorrar gastos relativos al sustituto de la leche o a la leche entera y favorece que los terneros se conviertan antes en rumiantes.
Y además, la báscula para animales, en combinación con los programas de gestión y el software de análisis, ofrece información muy detallada para evaluar el rendimiento futuro de los terneros. Las diferentes investigaciones sobre el tema «Programación metabólica» indican que los terneros con un elevado consumo de forraje y un crecimiento superior al promedio tienen luego también un rendimiento lechero superior en la fase de lactación. Así, Soberon et.al han descubierto que por un aumento diario de 100 g más, el ternero producirá posteriormente 85 -111 kg más de leche durante la lactación. Si los terneros crecen a diario 1000 g en vez de 600 g, se prevén en la lactación hasta 450 kg más de leche.
Por ello, la información relativa al peso del animal ofrece, además del valor genético del ternero, otra información importante cuando se trata de: ¿qué becerras permanecerán en la explotación y se criarán y qué animales se venderán? Especialmente en una época en la que la preservación de los recursos y los requisitos medioambientales a menudo cuestionan si se tienen que criar todos los animales, estos parámetros de selección adicionales son cada vez más importantes.

Por ello, resulta muy importante saber cuándo han crecido los terneros. En el siguiente gráfico se pueden ver las curvas de alimentación y peso de dos terneros. Ninguno de los dos terneros ha llamado la atención por su consumo de alimento y siempre han consumido toda la cantidad. No obstante, se ve claramente que el primer ternero solo pesa unos 75 kg al final de la crianza, mientras que el segundo ternero ha finalizado la fase de lactancia con unos 90 kg de peso. El primer ternero no ha subido de peso hasta los 20 días en dicha fase, mientras que el segundo ternero ha aumentado unos 900 g/día de forma continuada.

Las primeras 3-4 semanas de vida de un ternero son decisivas para la programación metabólica y el desarrollo temprano de la ubre. Por tanto, es preferible escoger el segundo ternero para que forme parte del futuro hato de ganado lechero.

Estos factores ponen de manifiestos que la cita de Peter Drucker es más actual que nunca. Pocas veces da buenos resultados tomar decisiones espontáneamente. Las opciones basadas en poca información tampoco resultan mejores. Precisamente en la crianza de terneros debe recogerse mucha información para poder tomar un buen rumbo. «¡Los terneros son el futuro de la explotación!» dice una de cada dos publicaciones sobre el tema. ¡Es hora que empecemos a actuar en consecuencia!